metodología Kiddy Corner

 

Metodología

Nuestra Escuela Infantil bilingüe implementa un proyecto educativo basado en la Teoría del Apego de John Bowlby y las pedagogías activas, como por ejemplo, la de María Montessori, priorizando la inmersión en la lengua inglesa desde temprana edad. En ella los recibimos en su primera experiencia escolar en un ambiente cálido y familiar para favorecer su socialización mientras desarrollan su autonomía de forma gradual.

Superado el periodo de anidación (periodo de adaptación) en el que priorizamos la construcción de lazos afectivos significativos entre el niño y sus docentes, damos inicio a las actividades programadas en el Proyecto Educativo, fundamentado en Pedagogías activas y en la Teoría del Apego.

En Kiddy Corner implementamos un curriculum bilingüe, integral y flexible que trabaja los aspectos físicos, sociales, emocionales, intelectuales, éticos y estéticos a través de situaciones de aprendizaje orientadas a incentivar la curiosidad y el deseo de saber en los alumnos y alumnas.

Los más pequeños y pequeñas fortalecen su autoestima, desarrollan su comprensión y las habilidades necesarias para comprender y expresar sus ideas y necesidades tanto en inglés cuanto en castellano.

En esta etapa los métodos de trabajo se basan en experiencias, actividades y juegos que fomentan, progresivamente, la adquisición de hábitos de trabajo. Todo esto en un ambiente de afecto y confianza para potencias la autoestima y la integración social de los alumnos.

Trabajamos actividades que fomentan los hábitos de cooperación, colaboración y compañerismo en un clima de confianza y respeto que les permite profundizar en los nuevos conocimientos. Les ayudamos a desarrollar hábitos de higiene y autonomía, a respetar los turnos y a ser pacientes sentando así las bases para un buen desarrollo de sus habilidades sociales.

Actividades entretenidas como pintar, dibujar, cocinar, actuar, recitar y cantar son las herramientas con las cuales los niños y niñas comienzan a desarrollar las habilidades sociales, intelectuales y artísticas necesarias para interactuar con responsabilidad, comprender mejor su entorno y aumentar su autonomía.

El proceso de aprendizaje en el primer ciclo de la Educación Infantil se da especialmente a través de experiencias lúdicas.

El juego y el aprendizaje son una constante de ida y vuelta

Jugando se incorpora la realidad y a su vez se despierta curiosidad por el conocimiento. Jugando se desarrollan habilidades, se aprende a compartir un espacio, un tiempo, objetos y sentimientos. En el juego hay que resolver dificultades, situaciones imprevistas que exigen flexibilidad, tener en cuenta al otro y respetar sus intereses.
El juego supone un ámbito rico de intercambio donde todos enseñan y todos aprenden.
Teoría del Apego en Kiddy Corner

¿Qué necesita un niño para sentirse valioso y para confiar en los demás? ¿Cómo construye su seguridad? ¿Qué experiencias potencian la resiliencia? ¿Cómo influyen las relaciones tempranas con los cuidadores en la estructuración mental, en los procesos de aprendizaje, en las relaciones sociales? ¿Qué necesita un niño para ser feliz?

La Teoría de apego descripta por John Bowlby el siglo pasado, se centra en la comprensión de los vínculos humanos más profundos, y en cómo estos vínculos estructuran la mente, constituye hoy la teoría más validada sobre el desarrollo emocional, social y cognitivo.

¿Qué es el apego?

El término se refiere a un vínculo particular, el que nos une sólo a personas muy especiales y que tiene la potencia de: dar seguridad, generar la calma y la regulación emocional y, habilitar nuestro mejor funcionamiento. Ese contacto tan profundo brinda sostén, modula, organiza y calma.
La figura de apego cumple una doble función: es una base segura desde la cual explora el mundo y un refugio al cual volver cuando se presentan situaciones difíciles. En condiciones de stress, la función de refugio de la figura de apego es evidente: se busca inmediatamente el contacto con ella, y ese contacto calma, consuela, da protección. Saber que esa figura de apego estará disponible da seguridad y respaldo.

¨Entender a un bebé es como aprender un idioma…¨

La regulación emocional es un proceso diádico, que se da a través de la conexión y las respuestas sensibles de una figura de apego. Cuando un bebé nace carece de toda capacidad para regularse. Depende totalmente de los padres y cuidadores: de su cuidado, de su atención, de su contención. Sólo a través de la interacción con la persona que lo cuida un niño va construyendo la capacidad para autorregularse.

En las primeras semanas de vida del bebe necesita regular son sus necesidades biológicas: el hambre, la sed, el sueño etc. La figura de apego tiene que mantenerse muy sensible para poder entenderlo y muy disponible para ofrecerle lo que necesita. Así lo ayuda a calmarse. Gradualmente, el bebé va incorporando nuevas necesidades y las respuestas de sus cuidadores van teniendo que ampliarse. El bebé puede necesitar, mirar, jugar, entrar en juegos vocales, interactuar cara a cara, explorar. Los cuidadores tiene que ir cambiando y adaptándose, construyendo otras formas de llegar a él para modular sus emociones y responder a sus necesidades. No es un proceso fácil, entender a un bebe es como aprender un idioma. La empatía debe ser máxima.

El apego como sistema motivacional:

Cuando el niño se encuentra tranquilo, explora, juega, aprende… Si un niño se siente seguro en presencia de su figura de apego, la motivación para aprender y explorar se intensifica. La disponibilidad y sintonía de las docentes tituladas no sólo crean una sensación de seguridad, sino que también potencian la autonomía y su curiosidad, motores del proceso de aprendizaje.

Pedagogías Activas

Las pedagogías activas son un conjunto de técnicas y metodologías, cuyo principal objetivo es convertir al niño en el protagonista de su propio aprendizaje. El adulto observa y acompaña durante ese proceso, como guía y facilitador, desde un segundo plano.

La finalidad de este tipo de pedagogías es despertar en los niños la motivación, el interés y el deseo por aprender, además de lograr su independencia y autonomía. Para ello, hay que conocer sus necesidades y fomentar, en ellos, el aprendizaje por descubrimiento, comprensivo y significativo.

Algunas de las pedagogías activas más importantes y reconocidas son Montessori, Waldorf y Reggio.

Esta corriente promueve la utilización de “experiencias vivenciales” seguras como disparadores de la exploración y que fomentan que el niño/niña sea el protagonista de su proceso de aprendizaje, con la mínima intervención del adulto.

En las pedagogías activas, no hay un maestro o profesor tal y como lo concebimos en la escuela tradicional. Es decir, no hay un adulto que imparta una clase magistral, frente a unos alumnos, que son sujetos pasivos, y se limitan a memorizar y reproducir ese contenido.

El adulto se comporta como un gran observador del comportamiento de los niños. Su objetivo es estimularlos hacia el aprendizaje, guiarlos para que aprendan por sí mismos, y para que sean autónomos e independientes.

Además, les facilita los materiales multisensoriales y poco estructurados para fomentar la imaginación, creatividad y fantasía de los menores, siempre procurando que los niños aprendan en un ambiente seguro, agradable y positivo fomentando el aprendizaje por descubrimiento, comprensivo y significativo. Y, también, les acompaña en su desarrollo evolutivo.
Cuando surge una dificultad, el adulto puede intervenir. Pero, siempre lo hará, tratando de no dar más ayuda de la necesaria.

Sus principios fundamentales son:

  • Respetar el desarrollo individual de cada niño.
  • Desarrollar una actitud de confianza, lealtad y orientación entre el maestro y el alumno.
  • Fomentar el potencial del alumno y su individualidad de una manera espontánea y natural y hacer que sea el impulsor de su propio aprendizaje.
  • Fomentar el sentimiento de pertenencia. Esto es fundamental para el óptimo desarrollo emocional de los niños.
  • Desarrollar las habilidades personales en el punto álgido de cada etapa del alumno.
  • Proporcionar un ambiente apropiado en el colegio y en el aula, así como los materiales adecuados para cada una de las diferentes etapas del desarrollo del alumno.

Es necesario tener materiales especiales para seguir los principios de las pedagogías activas? La respuesta es NO! Todos podemos hacerlo con las cosas que tenemos en casa. Los materiales más utilizados por estas corrientes, como por ejemplo Montessori son: figuras de madera, colores, pinturas/témperas, papeles de diferentes texturas, objetos multiformes, figuras geométricas de tres dimensiones, etc.

En Kiddy Corner cuidamos que el protagonista nunca sea el juguete, sino el mismo y el vinculo que se establece entre el niño y su figura de apego.

Otro principio de las pedagogías activas es la organización de grupos en base a su desarrollo madurativo y cognitivo y no a la edad. – el cual se sigue en Kiddy Corner al funcionar con 2 aulas mixtas.

 

 

Proyecto Educativo Bilingüe

En Kiddy Corner trabajamos para que nuestros pequeños alcancen un nivel de comprensión y producción del idioma inglés que les permita desenvolverse en el ámbito escolar y extraescolar. Esto se logra interactuando con el idioma y creando situaciones en las que los niños y niñas deben de emplear lo aprendido para comunicarse.
La metodología empleada para llevar a cabo este proyecto será a través del ¨Natural Approach”. Este método consiste, como indica la palabra, en adquirir el lenguaje en forma natural de la misma manera que va adquiriendo la lengua materna. Hablamos de un método natural, progresivo y dinámico. Nos proponemos que los niños y niñas empiecen a asimilar el nuevo idioma desde el primer año de vida, a través de una total inmersión en el aula y un contacto diario con el idioma en todas las rutinas diarias, desde la entrada a la escuela, el trabajo en el aula, la comida y los juegos.

También utilizamos la metodología Jolly Phonics que está basando en tres premisas como principal método de estudio: la imagen, el movimiento y el sonido. Con este método, cada sonido está representado por una acción, una imagen que representa el sonido y una pequeña canción, lo cual permite a los niños y niñas aprender los sonidos más fácilmente y le ayuda a recordarlos para posteriormente leer. Con las canciones también aprenden los movimientos de cada letra y les resulta más entretenido.

Con Jolly Phonics se enseñan los 42 sonidos principales que podemos distinguir en la lengua inglesa y no simplemente el abecedario. Al principio se trabajan los sonidos y no el nombre de las letras, de esta manera, la letra «S» se aprende como «ssssss» y no como «es».

Estudios han comprobado que después de un año aprendiendo con Jolly Phonics, los niños adelantan en aproximadamente 12 meses el nivel medio de lectura con respecto a otros niños de su edad.

 

El objetivo de la Escuela es que el niño logre:

  • Manifestar interés por el idioma
  • Comprender a su maestra hablando en ingles
  • Utilizar y producir oraciones simples
  • Aplicar el vocabulario aprendido en situaciones cotidianas
  • Reproducir canciones